Proyectos cooperativos empleando la metodología SCRUM

Nos encontramos en el IES Francisco de los Ríos (Fernán Núñez, Córdoba), concretamente en el segundo curso del Ciclo Formativo de Grado Superior Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, comúnmente conocido como "DAM". Es un grupo formado por 20 personas que comienzan, en la inmensa mayoría de casos, su recta final en el sistema educativo. Concentrados y focalizados, no solo en aprobar los módulos (asignaturas), sino en formarse lo mejor posible en todos los campos del desarrollo de software para aprovechar la oportunidad que se les brinda a partir de marzo en las prácticas de empresas (FCT). Serán 3 meses aproximadamente en los que tendrán que demostrar su valía para poder iniciar sus pasos en el mundo laboral. Estos últimos años el índice de colocación roza el pleno empleo en nuestro sector.

Dos de los principales skills (habilidades) que se requieren en cualquier puesto de trabajo es la autonomía y capacidad de negociación y colaboración. Por ello, para finalizar la primera evaluación, en el módulo de Acceso a Datos se ha propuesto un proyecto de desarrollo de software por equipos.

En esta ocasión, consiste en crear una aplicación que ayude a los escritores a desarrollar su labor, permita estructurar novelas en partes y capítulos, presente un historial de personajes y escenas, incorpore notas del autor y exporte a los principales formatos de lectura: PDF, PUB, DOCX… todo ello realizando copias de seguridad en local y en la nube.

Los equipos están formados entre 3 y 5 personas y la metodología empleada es SCRUM.

 

¿Qué es la metodología SCRUM?

SCRUM, melé en español, es un término proveniente del rugby. Ese concepto de jugada en equipo se empleó para designar a una metodología en el mundo del desarrollo, muy extendida en las empresas actualmente, con variaciones y modificaciones, acorde a las necesidades.

A partir de 2012, se introdujo esta metodología en el mundo de la educación (https://eduscrum.org/), permitiendo desarrollar proyectos en equipo que fomenten la autonomía y colaboración al mismo tiempo. Existen, diferentes recomendaciones y aproximaciones, pero siempre se puede tomar lo que se ajuste a nuestras necesidades y cambiar aquellos otros aspectos que no nos interese emplear.

 

¿Cómo estamos trabajando nosotros?

Tal como hemos dicho, realizamos agrupaciones que ronden las 5 personas, como máximo. Se intenta que los miembros tengan habilidades o niveles de competencia heterogéneo para que el aprendizaje entre iguales sea clave, aunque este punto, en ocasiones es complejo de manejar.

Uno de los miembros es asignado como el SCRUM MÁSTER. Es la figura encargada degestionar las reuniones y el desarrollo del proyecto.

Es importante tener un enunciado claro y conciso, donde se explique de forma inequívoca qué se desea obtener y qué se valorará. Nosotros empleamos una rúbrica de corrección que entregamos junto con el enunciado y que ellos manejan para ir modelando el proyecto.

Al comienzo del proyecto existe una reunión de al menos una sesión de duración donde dividen el proyecto en fases, subdividen las fases en tareas y realizan la asignación inicial de tareas para la primera fase.

Todos los días que tenemos el módulo en cuestión se tiene una reunión de unos 10-15 minutos (daily scrum meeting). En Ciclos Formativos es más favorable esta distribución, puesto que solemos tener bloques de 2 horas en cada "asignatura", pero se podría incluso reducir a 7 u 8 minutos. En dichas reuniones, lideradas por el Scrum Master, se tratan fundamentalmente 3 temas:

  • Qué se hizo en la sesión anterior (miembro por miembro).
  • Qué tocaba hacer en esta sesión.
  • Qué vamos a hacer realmente teniendo en cuenta las respuestas dadas en la primera y segunda pregunta, es decir, ha habido problemas o cambios que debamos tener en cuenta. Por ejemplo, uno de los miembros ha faltado o no ha finalizado su parte, debemos reequilibrar, puesto que lo importante es "sacar" el trabajo para delante.

Una aplicación interesante para controlar el tiempo (proyectándolo en la pizarra) e incluso el ruido generado es https://www.classroomscreen.com/.

Alumnado de 2º de Grado Superior realizando la reunión diaria con su Scrum Master

El proyecto se divide en sprints que, básicamente, son las diferentes fases en que podemos dividirlo. Cada sprint tiene, en nuestro caso una duración aproximada de una semana, aunque si el proyecto no tiene suficiente envergadura podemos, simplemente, tener un único sprint. Lo importante es que después de cada sprint exista algo terminado, aunque solo sea un proyecto provisional y sin todos los apartados, pero lo que esté presente sea "funcional" y "entregable".

Sección: